jueves, 31 de mayo de 2007

Transporte público

Vivo en una población del norte de la capital, pero trabajo en Madrid, también en la parte norte. Desde mi casa a la oficina hay exactamente (guía Campsa mediante) 15,8 Km y recorrerlos en transporte público es realmente complicado. Incluso ahora, con los tropecientos nuevos kilómetros de metro que la campaña electoral nos ha proporcionado, tardo 1h. y 30 m. en recorrer el camino. Para ello enlazo 20 minutos a pata, 15 en "metro ligero" y unos 45 en Metro (más los transbordos). En coche, sólo tardo 20-25 m.

El caso es que desde los 19 años siempre utilicé el transporte público para ir al tajo pero cada vez es más difícil hacerlo. Las empresas, antes en el centro de las ciudades, se van ahora a solares más baratos en mitad de algún descampado, donde montan un polígono o un parque empresarial de la nada, sin tener en cuenta que los curritos vivimos lejos y tienen que desplazarse para llegar allí. El resultado es más atasco, menos vida, más ruido, más contaminación, más stress.

Con todo, he decidido ir dejar el coche en casa al menos un día a la semana. Tendré que madrugar más y desayunar un plátano de camino al metro, pero al menos conseguiré llegar con el periódico leído (compraré el más gordo que haya).
Dentro de unas semanas contaré si esta modesta experiencia ha tenido continuidad ... por lo menos ya no llueve.